¿Sabías que las presentaciones en polvo de Nutri Leche, Carnation y Alpura Kids no son leche?

Las presentaciones en polvo de estos productos son fórmulas lácteas combinadas con grasa, vitaminas y otros ingredientes, de acuerdo con un análisis realizado por la Profeco.

Marcas como Nutri Leche, de Grupo Lala; Carnation, de Nestlé; y Alpura Kids, de la empresa homónima, no son leche sino productos lácteos combinados con grasa vegetal y vitaminas.

Nutri Leche, en su presentación en polvo de 120 gramos, es un producto lácteo con grasa vegetal y vitaminas A, D, B1, B2 y B5, de acuerdo con un estudio realizado por Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) del 23 de noviembre de 2017 al 15 de febrero de 2018.

El análisis, para el que se realizaron 2 mil 930 pruebas en 23 diferentes marcas, reveló también que Nutri Leche tiene calcio, sodio y hierro, así como un 22.8 por ciento de grasa, en específico, grasa vegetal.

Mientas que Carnation Clavel en polvo también contiene una fórmula láctea combinada con grasa vegetal y vitaminas A y D, calcio y sodio.

En este caso, el laboratorio detectó que Carnation, en su declaración de ingredientes, “señala tener hierro y vitaminas del complejo B”, sin embargo, no están adicionadas como ingredientes del producto. Este compuesto cuenta con un 17.7 por ciento de grasa y un peso de 460 gramos.

Mientras que Alpura Kids en polvo, de 500 gramos, también está combinado con grasa vegetal y vitaminas A y D, C, B1, B2, B5, B6, B12, K1, E, niacina, biotina y ácido fólico. Además de minerales: potasio, calcio, fósforo, sodio, hierro, zinc y yodo. Y aunque contiene más vitaminas que las anteriores, sigue siendo un producto lácteo combinado.

Otras de las marcas mencionadas en los resultados del análisis son: Arla ABC Kids, Nestlé Nutri Rindes, Nestlé Svelty Total Move, Frania Nutri+, Golden Hills y Aurrerá.

Estos productos son elaborados a partir de ingredientes propios de la leche, tales como caseína, grasa, suero de leche, agua para uso y consumo humano, tienen un mínimo de 22 por ciento de proteína de la leche, de la cual, el 80 por ciento de caseína puede contener grasas de origen vegetal.

De acuerdo con la Norma Oficial Mexicana (NOM) 155, las fórmulas lácteas son alimentos ‘fabricados’ a partir de componentes de la leche, pero que contienen menos proteínas propias de la leche, y por lo tanto son menos nutritivos y suelen ser más baratos para el fabricante.

Algunas marcas que en sus etiquetados refieren que sí son leche con la leyenda de leche pasteurizada o ultrapasteurizada, son Lala Orgánica, Alpura Clásica, Nestlé Nido, entre otras.

Al respecto, la Profeco ha llamado desde el 2006 a los consumidores a no dejarse engañar .

Recientemente, Ricardo Sheffield, titular de la Profeco, expuso que marcas como Nutri Leche no deberían traer en su nombre de marca la palabra ‘leche’, ni la imagen de una vaca, pues no es leche, es un producto lácteo combinado.

Derivado de estas constantes llamadas de atención, la Cámara Nacional de la Industria de la Leche (Canilec) aclaró que su función no es revisar que las empresas cumplan con el marco jurídico, y que se encuentra abierta a las observaciones y multas que pueda aplicar la Profeco.

“Cada empresa tiene su propio comportamiento y reglamentos, que pueden darse desviaciones, omisiones o accidentes, seguramente, pero el sector público tiene los alcances para acercarse con los presuntos o quienes estén fuera de este marco y establecer las condiciones de castigo”, dijo Miguel García, presidente Canilec.

Será a partir de julio próximo que la Profeco tendrá las capacidades fiscales para imponer y cobrar multas a quienes no cumplan con recomendaciones o bien, infrinjan los derechos de los consumidores.

“Siempre ha tenido facultades importantes -Profeco-, la mayor es la de inmovilizar producto en punto de venta, a la industria le preocupa más una situación de éstas que una cuestión de una multa, la industria al final del día lo que está buscando es cumplir con el marco jurídico”, agregó García entrevistado en el marco del Día Mundial de la Leche.

En otros temas, denunció que la inseguridad es un problema para la industria láctea, pues en los últimos años ha crecido a doble dígito.

“Desde luego que tenemos un problema en materia de seguridad, el producto que se roban con mayor frecuencia son los equipos de tracción y productos ya pasteurizados”, señaló García.

Recientemente la Cámara Nacional del Autotransporte de Carga (Canacar)denunció que en lo que va del primer cuatrimestre, la incidencia delictiva aumentó 6 por ciento a nivel nacional respecto al mismo periodo del año pasado, al pasar de 3 mil 899 delitos de robo al autotransporte de carga en el primer cuatrimestre 2018, a 4 mil 134 en el mismo periodo de 2019.