Nuevos hallazgos develan secretos en torno al origen de Monte Albán

Una de las zonas arqueológicas más importantes de México continua develando sus secretos poco a poco

Aunque fue explorada de manera científica desde principios del siglo XX, no fue hasta 1932 cuando el arqueólogo Alfonso Caso realizó uno de los principales descubrimientos en la historia de Monte Albán: el hallazgo de la famosa Tumba 7.

Ahí, Caso encontró el mayor conjunto de orfebrería mesoamericana jamás descubierto: un impresionante ajuar funerario compuesto por más de 500 objetos. Estos están hechos en su mayoría con oro y plata, pero también con jade, ámbar y perla, entre otros materiales semipreciosos. Por si fuera poco, entre estos también se encontraba el icónico cráneo decorado con mosaicos de turquesa.

Nuevos hallazgos en Monte Albán

Viaje al centro de las pirámides

Alfonso Caso estimó que Monte Albán había sido fundada alrededor del año 500 a.C., pero los nuevos descubrimientos insinúan que la antigua capital zapoteca fue fundada desde el 800 a.C. Es decir, trescientos años antes de lo que se había pensado desde que Caso elaboró la primera cronología de la ciudad, en los años 30 del siglo XX.

Este hallazgo es el resultado de una serie de excavaciones que se han llevando a cabo desde 2009, cuando se decidió excavar la zona sur del sitio arqueológico. El área, ubicada en la localidad de Atzompa y conocida como Siete Venados, había sido hasta entonces muy poco explorada y resultó, sorprendentemente, ser el área fundacional de la antigua metrópoli prehispánica.

Lo anterior se pudo averiguar gracias al fechamiento de los restos de carbonohallados dentro de las pirámides del centro ceremonial zapoteca como en el conjunto de Atzompa. Asimismo, el análisis de laboratorio realizado sobre la tierra que cubría el área demostró que ésta era una mezcla mineral producida igualmente en aquella localidad.

Nuevos hallazgos en Monte Albán

Y falta mucho por saber

Este sector había permanecido oculto, ya que fue sepultado por sus mismos habitantes cuando decidieron mudar el asentamiento y sus ofrendas religiosas a la zona norte. Gracias a su localización preponderante sobre los valles centrales de Oaxaca, se mantuvo ocupada por más de mil años hasta su eventual ocaso y abandono durante el siglo IX de nuestra era.

Sin embargo, Monte Albán sigue intrigando a los arqueólogos e historiadores, pues incluso el nombre original que tuvo la ciudad es aún desconocido. De esta manera, y 87 años después del descubrimiento de la Tumba 7 y su tesoro, los arqueólogos continúan revelando los misterios que envuelven a la que fue una de las ciudades más importantes de toda Mesoamérica.

 

Con información de Travesías