Lineas Generales

Sitio de Noticias Oaxaca, México y el mundo

MÉXICO Y MUNDO

NECESARIO ESTABLECER UN PLAZO EN NUESTRAS LEYES PARA REMITIR O APROBAR TRATADOS INTERNACIONALES: LEONOR NOYOLA

No más de un año para remitir o aprobar tratados internacionales que México suscriba, propuso la senadora ecologista.

 

Problemática

Son facultades exclusivas del Senado aprobar los tratados internacionales y convenciones diplomáticas que el Ejecutivo Federal suscriba, así como su decisión de terminar, denunciar, suspender, modificar, enmendar, retirar reservas y formular declaraciones interpretativas sobre los mismos. Y es facultad del Presidente de la República celebrar tratados internacionales y someterlos a la aprobación de la Cámara de Senadores.

Sin embargo, en la constitución federal y la ley en la materia no señalan el término con el que el titular del Ejecutivo Federal debe mandar los tratados que suscribe y menos aún, el plazo que tiene el Senado de la República para aprobarlos, generando demora, en algunas ocasiones injustificadas, en la remisión y ratificación de los Tratados Internacionales firmados por los Estados Unidos Mexicanos.

 

El Partido Verde propone:

 

Tras alertar que en las leyes mexicanas no se contempla el plazo con el que el titular del Ejecutivo Federal debe mandar los tratados que firma y menos el plazo que tiene el Senado de la República  para aprobarlos, la senadora Leonor Noyola Cervantes del Partido Verde propuso establecer un límite máximo de hasta 360 días para su aprobación, luego de que le sea remitido, toda vez que actualmente hay demoras en ciertos tratados que deben ser atendidos con prontitud.

Lamentó que se haya convertido en una práctica recurrente que pasen años para  que se manden al Senado de la República algunos tratados internacionales para su aprobación, pues con ello se manda el mensaje de que México no tiene la voluntad de acatar el contenido de los mismos.

Por ello, dijo, es la importancia de que se establezcan plazos específicos con el fin de que se vuelva pronta y expedita la obligación contraída por los Estados Unidos Mexicanos al suscribir un Tratado Internacional.

Beneficios: Aplicar en nuestro sistema jurídico lo más pronto posible los Tratados Internacionales que México suscriba.