El Chepe te lleva a recorrer los paisajes infinitos del norte de México

Cientos de kilómetros de vías entre cañones, montañas, valles y ríos

Viajar en tren no suele destacar entre las costumbres de los trotamundos en México; no porque sea desagradable sino porque los trenes de pasajeros del país se pueden contar con una mano. Uno de ellos, sin duda el más famoso, es El Chepe: una máquina que recorre el norte a través de las Barrancas del Cobre, en la Sierra Tarahumara.

Actualmente, este tren cuenta con dos modalidades: Chepe Regional y Chepe Express. El primero (que opera desde 1961) es el tradicional, que parte de Los Mochis a Chihuahua y viceversa, y recorre 653 km; corre sobre 37 puentes y debajo de 68 túneles. El segundo es la línea de lujo y cubre la ruta de Creel a Los Mochis, y de regreso.

 

El Chepe
Chepe Express

Territorio rarámuri

Conocer la cultura indígena tarahumara o rarámuri –que significa corredores a pie es una parte fundamental de la travesía. Entre cestos de palma (waris)figuras talladas en madera y faldas de telas de colores con un vuelo enorme, el principal interés de este grupo es respetar su entorno natural y conservarlo.

Durante el trayecto existen seis lugares en donde uno puede bajarse y conocer los alrededores. Ya sea para adentrarse en la abrumantemente naturaleza, descansar en una terraza sobre el cañón o para acercarse a las comunidades locales; existen sitios para satisfacer todos los gustos.

El Chepe
Foto: Daniel Almazán Klinckwort

¿Qué hacer durante el recorrido?

LOS MOCHIS

El viaje comienza en la estación de esta ciudad de Sinaloa. Ahí, visitar el Jardín Botánico Benjamin Francis Johnson (cuyo nombre hace honor al fundador de la urbe) es un imperdible. Estrictamente, Los Mochis no da a la playa, pero se puede ir al puerto de Topolobampo a gozar del Mar de Cortés.

EL FUERTE

Esta es la primera parada del recorrido y una de las más concurridas. Se trata de un pueblo mágico que durante el siglo XVII se dedicó a la minería. Actualmente conserva su esencia colonial en la arquitectura, espacios abiertos y el malecón a lo largo del Río Fuerte.

El Chepe

BAHUICHIVO

Entre las pendientes de la Sierra Madre Occidental está Bahuichivo,  una pequeña localidad que antiguamente fue una misión jesuita. Al estar sobre una de las barrancas se obtiene una increíble vista panorámica tanto a las montañas como a la cascada de Cerocahui.

El Chepe

DIVISADERO

En este punto se tiene acceso a los tres principales cañones de las Barrancas del Cobre: Urique, Tararecua y Del Cobre. Lo que más destaca en esta parada es la posibilidad de hacer senderismo por el bosque o, bien, entrar al Parque de Aventura Barranca del Cobre, un recinto para hacer rapel, tirolesa o MTB. Aunque siempre existe la posibilidad de descansar y sumergirse en el silencioabsoluto.

CREEL

Se trata de uno de los tres pueblos mágicos en Chihuahua. Desde aquí se puede llegar fácilmente a formaciones geológicas un tanto particulares: el Valle de los Hongos, el Valle de las Ranasel lago Arareko e incluso a las reconfortantes aguas termales de Recowata.

El Chepe

CIUDAD CUAUHTÉMOC

Esta ciudad es el punto del país que alberga la colonia más grande de menonitas. Estos agricultores (principalmente de manzanas) de descendencia alemana llegaron a México a principios de los años 20 y desde entonces son conocidos, también, por fabricar excelentes quesos.

CHIHUAHUA

El viaje termina en la capital del estado. Sin embargo, vale la pena permanecer un par de días más en la ciudad para admirar su riqueza arquitectónica: el Palacio de Gobierno, la Catedral y sus construcciones icónicas como la Quinta Gameros o la Casa Chihuahua.

Llegar al Chepe

Hoy en día existen numerosos vuelos directos desde las principales ciudades del país tanto a Los Mochis como a Chihuahua.

 

Con información de Travesías