Lineas Generales

Sitio de Noticias Oaxaca, México y el mundo

ESTILO

¡Ojo con el glaucoma!, mal silencioso que puede causar discapacidad visual y ceguera

·        Se calcula que en México existen 1.5 millones de pacientes con glaucoma; de ellos, hasta el 80% no sabe que padece la enfermedad.[1]

·        Los pacientes pueden desarrollar trastornos afectivos como ansiedad o depresión[2].

·        En el marco del Día Mundial del Glaucoma, expertos hacen un llamado a la detección oportuna y tratamiento adecuado de esta condición, lo que evita complicaciones y mejora la calidad de vida del paciente.

Ciudad de México a 12 de marzo de 2020.- De acuerdo con datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) alrededor de 64 millones de personas en el mundo viven con glaucoma[3], de las cuales aproximadamente 1.5 millones son mexicanas.[4] Desafortunadamente, hasta el 80% de quienes la padecen no lo sabe, pues se trata de una enfermedad oftalmológica silenciosa que no produce síntomas hasta que el paciente presenta algún grado de discapacidad visual y, en casos más graves, ceguera.[5]

Ante esta situación y, en el marco del Día Mundial del Glaucoma, Upjohn México, la División de Enfermedades No Transmisibles de Pfizer, hizo un llamado a la población para que se informe sobre la importancia de prevenir, diagnosticar a tiempo y tratar de forma adecuada este padecimiento que, junto con las cataratas y el tracoma (infección provocada por la bacteria Chlamydia trachomatis), es una de las causas de ceguera irreversible a nivel global.[6]

De acuerdo con la Dra. Francisca Domínguez Dueñas, jefa de división de oftalmología del Instituto Nacional de Rehabilitación, el glaucoma es un grupo de afecciones oculares que dañan el nervio óptico. Este daño, está asociado al incremento de la presión intraocular. “En un ojo sano, un líquido transparente, llamado humor acuoso, circula en la parte anterior del ojo y sale por un canal microscópico conocido como red trabecular. Cuando el ojo no drena el fluido tan bien como debería, la presión aumenta y empieza a afectar el nervio óptico. Aunque esto no causa ningún cambio de inicio, a la larga puede producir dolor, visión borrosa, sensibilidad a la luz y ceguera, entre otros síntomas”.[7]

Explicó que, si bien el glaucoma puede presentarse desde el nacimiento, las personas con antecedentes familiares de la enfermedad, mayores de 40 años, las que son de ascendencia hispana, africana o asiática, las que tienen miopía o hipermetropía elevada; o bien, presentan una o más comorbilidades como diabetes, hipertensión arterial, tabaquismo, mala circulación sanguínea y migraña, entre otros factores de riesgo, son las más susceptibles de padecerla.[8],[9]Por eso, “es fundamental su detección oportuna a través de un examen ocular completo”.

Al respecto, la especialista sostuvo que, si bien el daño por glaucoma es permanente, la buena noticia es que un diagnóstico a tiempo puede detener y controlar la degeneración macular debido a la gama de opciones terapéuticas con las que actualmente se cuenta. “El objetivo de la mayoría de los tratamientos oftálmicos en gotas está enfocado a reducir y normalizar la presión dentro del ojo antes de que se dañe el nervio óptico, pero en casos más avanzados tal vez sea necesario utilizar procedimientos con láser o cirugía para drenar el humor acuoso”.

Asimismo, indicó que las personas con alto riesgo, incluidas las que tienen uno o más de los factores mencionados, y aquellas que ya presentan presión arterial elevada, deben ser monitoreadas constantemente para iniciar un tratamiento que se ajuste a sus necesidades.

La experta en glaucoma destacó que, además del medicamento oftálmico, el paciente debe jugar un papel más activo en su autocuidado: “Es fundamental que no abandone o suspenda los medicamentos indicados por su médico tanto para tratar las enfermedades pre existentes (hipertensión arterial, diabetes, migraña, etcétera) como el glaucoma, ya que esto aumenta la probabilidad de presentar complicaciones graves que generan gastos económicos fuertes para su familia y los sistemas de salud, sin contar el impacto físico, emocional, psicológico y social que esto conlleva”.

De hecho, algunos estudios en Psico-oftalmología han indicado que aproximadamente un 57% de los pacientes con glaucoma desarrollan trastornos afectivos, como ansiedad o depresión, luego de conocer el diagnóstico o después de ver mermada su salud y calidad de vida, por lo que resulta indispensable ofrecerles asistencia integral que incluye medicamentos antidepresivos, así como atención psicológica.[10]

Por último, la Dra. Domínguez hizo hincapié en la necesidad de que las personas acudan periódicamente a exámenes de rutina preventivos al menos una vez al año, pues la mayoría de las enfermedades crónicas como el glaucoma no presentan síntomas en fases tempranas y pasan desapercibidas durante mucho tiempo.

Si bien la enfermedad es incurable, agregó que 8 de cada 10 personas podrían evitar desarrollar una discapacidad visual o ceguera mediante su detección temprana y tratamiento correcto. Por ello, el propósito de empresas comprometidas con el beneficio de los pacientes como Upjohn, es sensibilizar a la gente e invitarla a visitar un médico oftalmólogo u optometrista en hospitales, clínicas, ópticas y centros de salud, concluyó la experta.