Crece población mundial de tigres gracias a India y Rusia

Con motivo del Día Internacional del Tigre, India anuncia que su población de ejemplares alcanzó los 2 mil 977 ejemplares, más del doble que los registrados en 2006, mientras que Rusia notifica un aumento de unos 300 especímenes

La población de tigres en la India alcanzó los 2 mil 977 ejemplares, más del doble que los registrados en 2006, lo que ha llevado al país asiático a cumplir antes de lo previsto el objetivo fijado en la Cumbre Global del Tigre de Rusia en 2010 de duplicar en 12 años su población de felinos.

Con una población de “casi 3 mil tigres”, la India se ha convertido en “uno de los hábitats más seguros del mundo” para los felinos, anunció este lunes el primer ministro indio, Narendra Modi, en un acto en Nueva Delhi al presentar con motivo del Día Internacional del Tigre el último censo sobre la población estimada de este animal en el país.

De acuerdo con el informe del gobierno, la población de felinos en el gigante asiático aumentó en un 33 por ciento desde 2014, al pasar de tener una estimación de 2 mil 226 ejemplares, a unos 2 mil 977 en la actualidad.

En la actualidad, la India acoge el 70 por ciento de la población mundial de tigres, una especie que también subsiste en otras naciones asiáticas como Bangladesh, Vietnam, Tailandia, Nepal o Camboya.

Además, desde 2006, año en el que las autoridades indias censaron por primera vez su población de tigres empleando una metodología en base al uso de nuevas tecnologías y no solo en la localización de pisadas, como se hacía anteriormente, esta cifra se ha duplicado.

La India cumple así con la histórica declaración de 2010 en la cumbre de San Petersburgo, en la que doce países asiáticos, incluidos Rusia y China, se comprometieron a duplicar la población mundial de tigres para 2022.

El tigre es muy apreciado en países como China para elaborar medicinas tradicionales y su tráfico ilegal en Asia es una de las mayores amenazas para preservar la especie.

Los proyectos mineros, la construcción de presas o la deforestación para crear cultivos son otras de sus amenazas.

Estos felinos, que puede llegar hasta los 20 años de vida en la naturaleza, figuran entre las especies de animales en peligro de extinción, de acuerdo con la más reciente Lista Roja de Especies Amenazadas de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

RUSIA TAMBIÉN CELEBRA

Por su parte, la población del tigre de Amur o siberiano ha aumentado en unos 300 ejemplares en los últimos años en Rusia, hasta sumar actualmente unos 700, indicó el experto del centro Tigre de Amur Andréi Shorshin, con motivo del Día Mundial del Tigre.

Se trata de un aumento significativo desde el último informe de la organización WWF, que calculó en 2015 que había 433 ejemplares en libertad en Rusia.

El tigre de Amur, también conocido como tigre siberiano, vive mayoritariamente en el Lejano Oriente ruso, concretamente el 95 por ciento en Rusia y el 5 por ciento restante en China.

Shorshin puntualizó que “el tigre se mueve a través de las fronteras”, por lo que varía la distribución de los tigres entre ambos países, que colaboran en la protección de este animal.

La del tigre de Amur es la variedad más grande entre los tigres y es el felino más grande del planeta, al poder llegar a medir tres metros de largo y pesar cerca de 300 kilos.

Si bien en la actualidad solo viven en el Lejano Oriente, también llegaron a poblar las ribas del mar Caspio y el Cáucaso.

Ahora los tigres de Amur se concentran en los ‘krais’ (provincias) de Javarosk y Primorski, en el extremo oriente del país y en las regiones chinas fronterizas.

La mayor amenaza para el tigre es la caza furtiva, tanto del propio tigre como de las presas que caza como jabalíes o ciervos”, apuntó Shorshin.

El experto también alertó sobre la creciente cantidad de tierras ocupadas por la actividad humana como ciudades o carreteras.

Con el fin de evitar los problemas que pueden causar los tigres a los ciudadanos como ataques a humanos o ganado se controla activamente a estos felinos para evitar que se acerque a núcleos poblados.

Antes, cuando un tigre atacaba al ganado la gente tenía la idea de tener que “matar al predador”, explicó Shorshin, pero ahora cuando el felino ataca a reses los ganaderos se pueden acoger a un programa del centro Tigre de Amur que permite a los granjeros recuperar las pérdidas.

El centro Tigre de Amur, la principal organización rusa de conservación de este gran felino, depende de la Sociedad Geográfica rusa, y esta a su vez depende del Ministerio de Defensa de Rusia.

Con motivo del Día Mundial del Tigre, en Moscú se han organizado una serie de actividades, centradas sobre todo en dar a conocer entre los jóvenes la importancia de conservar este animal.

 

Con información de Excelsior