NEGOCIOS

BMW inaugura primera planta en México en medio de amenaza por aranceles de Trump

La planta de BMW en San Luis Potosí, en la que invirtió cerca de mil millones de dólares, se producirá el sedán Serie 3 y estará destinada a abastecer principalmente a EU y a México, y enviará menores volúmenes a Centroamérica y el Caribe.

Los ejecutivos de BMW están inaugurando la primera planta de ensamblaje de la automotriz en México, una semana después de que el presidente Donald Trump asestase un golpe a sus planes con una nueva amenaza arancelaria a los productos mexicanos.

BMW invirtió cerca de mil millones de dólares en la planta, ubicada en las vastas llanuras áridas de San Luis Potosí, en el centro-norte de México. Se trata de una de las tres instalaciones -las otras dos se encuentran en Alemania y China- que producirán el sedán Serie 3 de próxima generación para la venta en Estados Unidos y otros mercados.

La apertura se produce solo días después de que el presidente Trump amenazara con imponer un arancel del 5 por ciento a todos los bienes importados de México el 10 de junio, a menos que ese país tome medidas sin concretar para frenar la migración ilegal de América Central. Los impuestos se incrementarían mensualmente hasta alcanzar el 25 por ciento en octubre, según el plan de la Casa Blanca.

Esos aranceles infligirían un daño financiero a BMW y su nueva planta, dijo Kristin Dziczek, vicepresidenta de industria, trabajo y economía del Centro de Investigación Automotriz en Ann Arbor. “Les afecta mucho”, señaló. “Están allí porque quieren ser parte de Norteamérica, y Norteamérica es Estados Unidos”.

Con sus bajos salarios, pactos de libre comercio con varios países y la proximidad al segundo mayor mercado de automóviles del mundo, México ha atraído a numerosos fabricantes de automóviles, desde Nissan a Volkswagen en los últimos años.

Es poco probable que ese atractivo cambie con respecto a esta última amenaza, en parte porque la fábrica no depende solo de Estados Unidos. BMW dice que la planta de San Luis Potosí “producirá para el mundo”.

La planta está destinada a abastecer principalmente a Estados Unidos y a México, y enviará menores volúmenes a Centroamérica y el Caribe, según LMC Automotive. Emplea a 2 mil personas y se prevé que aumente su producción hasta una capacidad máxima de 175 mil vehículos al año, aunque el ritmo puede disminuir por los aranceles, según Juergen Pieper, responsable de análisis del mercado automotriz de Bankhaus Metzler.

Un arancel del 5 por ciento sumaría entre 2 mil y 2 mil 500 dólares de coste adicional por vehículo, lo que podría tener un impacto insignificante durante un período corto de tiempo, pero pondría a la Serie 3 en desventaja competitiva frente al Audi A4, que se fabrica en Alemania, y el Mercedes Clase C, producido en Tuscaloosa, Alabama y Sudáfrica, dijo Jeff Schuster, analista de LMC.

Si los aranceles subieran hasta el 25 por ciento, los automóviles costarían entre 10 mil y 12 mil dólares más y, prácticamente, provocaría el cierre de la producción en la planta, dijo Schuster. La planta de BMW en Múnich podría hacerse cargo de parte de la producción para Estados Unidos, pero no podría absorberlo todo.

Las ventas de la Serie 3 se hundieron 25 por ciento en Estados Unidos el año pasado hasta los 44 mil 578 vehículos debido al cambio de tendencia de los consumidores a los SUV. Pero seguía siendo el modelo más vendido de BMW después de los modelos crossover X3 y X5.

La guerra comercial del presidente Trump con China costó a BMW en la escala de “los centenares de millones de dólares” en 2018, pero no ha afectado la estimación de resultados para 2019, dijo el director de finanzas de BMW, Nicolas Peter, a los inversores en una conferencia sobre resultados el mes pasado.

La fábrica mexicana se encuentra a unas cuatro horas al norte de Ciudad de México, en la misma área donde Ford iba a construir una planta antes de cancelar sus planes en 2017. Se espera que represente una quinta parte de la producción en Norteamérica de BMW.

BMW actualmente produce la mayoría de sus autos para América del Norte en Carolina del Sur, pero depende en gran medida de los componentes importados de México. En 2015 compró partes por valor de 2 mil 500 millones de dólares a proveedores mexicanos.

Con información de Excelsior