Lineas Generales

Sitio de Noticias Oaxaca, México y el mundo

Iniciativa Aleteo de Tiburón
MÉXICO Y MUNDO

Iniciativa Aleteo de Tiburón: Raúl Bolaños Cacho

Iniciativa Aleteo de Tiburón

La República Mexicana cuenta con más de once mil kilómetros de litorales, los cuales poseen una gran riqueza de especies acuáticas que, desde tiempos ancestrales, han hecho posible una de las actividades más tradicionales y que contribuyen al desarrollo y crecimiento socioeconómico de nuestro país: la pesca.

La pesca genera empleo, beneficia el comercio, dinamiza la economía, y mejora la salud y el bienestar de la población por el alto valor proteico y nutricional de los productos que nos brinda.

Desafortunadamente, esta actividad enfrenta, entre otras, una grave amenaza: la pesca incidental.

La llamada pesca incidental se refiere a la captura no intencional de especies, que no son objetivo durante el aprovechamiento de las especies productivas. Esto puede terminar con la existencia de muchas especies marinas, como ha sido el caso de la vaquita marina que se encuentra casi al punto de su extinción, provocada  por la pesca de la Totoaba y el interés económico que existe a su alrededor.

Ante esta situación, en nuestro país realizamos acciones concretas que contribuyen a la protección de esta especie. Por ejemplo, el pasado mes de julio en este Pleno, aprobamos reformas al Código Penal Federal y se estableció una pena específica para quien aproveche de forma ilegal ejemplares, partes, derivados de productos o subproductos de totoaba, para también proteger a la vaquita marina.

Sin embargo, ésta no es la única especie que se encuentra en riesgo: es inminente actuar para proteger otras especies en peligro, como es el caso del tiburón.

Durante el proceso del aprovechamiento del atún con redes de cerco y de camarón con redes de arrastre de fondo, diversas especies de tiburón son capturadas de manera incidental y pueden ser objeto de una práctica cruel e inhumana, denominada “aleteo”.

El Aleteo de Tiburón es una práctica común en las embarcaciones pesqueras, que consiste en cortar solamente las aletas del tiburón y dejar el cuerpo del animal a la deriva. Penosamente, los ejemplares que son sometidos a esta práctica quedan incapacitados para nadar, van al fondo del mar y mueren hasta que son atrapados por algún depredador o se quedan sin oxígeno. Sufren una muerte cruel con una larga agonía, debido a la total inconsciencia y falta de respeto hacia la vida y los recursos que nos proveen nuestros océanos.

En este sentido, la Norma Oficial Mexicana NOM-029, que se refiere a la pesca responsable de tiburones y rayas, ya establece la prohibición de esta actividad; sin embargo, esta cruel acción no está sancionada por la Ley General de Pesca y Acuacultura Sustentables.

Actualmente, la Ley General sólo sanciona el incumplimiento de la Norma Oficial, que castiga la práctica del aleteo con sanciones mínimas que van de 9 mil hasta 80 mil pesos.

Ante esta situación, la iniciativa que hoy presento en esta máxima tribuna, busca que la Ley General de Pesca y Acuacultura Sustentables incluya en su catálogo de infracciones:

–       Primero, la penalización por el aprovechamiento exclusivo de aletas de cualquier especie de tiburón, así como su arribo y/o descarga de aletas cuando los cuerpos de los animales no estén a bordo de las embarcaciones, y

–       Segundo, que la multa correspondiente se establezca entre los 80 mil y hasta los 2 millones de pesos.

Esto responde a que las aletas de tiburón son un producto económicamente de gran valía. Su venta responde a la demanda para elaborar la tradicional sopa de aleta de tiburón, considerada un manjar en la cultura china. Su precio por kilo de aletas puede alcanzar los 700 dólares, es decir más de 15 mil pesos.

De esta forma, la propuesta que pongo sobre la mesa busca eliminar una práctica cruel, inconsciente e irresponsable; una práctica inadmisible que daña a una de las especies más fascinantes del medio marino, que pone en peligro a los océanos, que es una amenaza para el equilibrio de los ecosistemas, así como para el bienestar y la salud de todo planeta. 

Recordemos que la naturaleza no nos necesita para existir, pero nosotros sí la necesitamos para sobrevivir.

Legislar y observar buenas prácticas pesqueras es nuestra responsabilidad y cumplimos con ella al construir una política ambiental ganar-ganar, vivir-vivir.

 

Por su atención muchas gracias.

 

Video: https://we.tl/t-Ri3HJ6JhrS 

DEJA UNA RESPUESTA